Tipos de balanzas

 balanzas-mecanicas.jpg

Balanza Mecánica. 

Antes de delimitar la amplia cantidad de ambientes donde puede operar una báscula y explicar los tipos de balanzas que existen, determinemos en primera medida cuál es su función principal.

tipos-de-balanzas.jpg

Junto con el modelo romano y con la báscula, se trata de uno de los tres instrumentos (también conocidos con el nombre de operadores técnicos) que están destinados pura y exclusivamente a la medición de la masa de un cuerpo. Asimismo, es posible destacar un empleo de este operador que se lleva a cabo con mayor frecuencia, como es el caso de la aplicación sobre la superficie terrestre. Esto permite que se asocie la masa a su cuerpo correspondiente. La diferencia principal que podemos establecer con la báscula es que ésta última es utilizada cuando lo que se quiere pesar son masas sumamente grandes y de volumen más que notorio, en cambio las medidoras más comunes se emplean en los casos en los cuales los kilos de peso son notablemente inferiores, razón por la cual percibimos la constante demanda de las mismas en ambientes como laboratorios y cocinas. Porque resultan prácticas y fáciles de emplear. Como todo desarrollo, el de los instrumentos de pesaje también ha sido vertiginoso y ha ido entregando al mercado diferentes tipos de balanza según el ámbito o el uso que se les quiera dar. Un ejemplo claro de esto es el pasaje que se ha hecho de aquellos modelos más tradicionales (considerados un poco obsoletos en términos de demanda del usuario) a los modelos que funcionan a partir de un sistema esencialmente mecánico, cuya lectura resulta directa y precisa. Entre los principales empleos de estos operadores de medición es posible destacar a la utilización en los comercios, donde se los usa para efectuar el pesaje de los alimentos que van a ser vendidos a granel, como el caso de las carnes, el pescado y frutas varias. Este tipo de balanza tiene como parte esencial de su constitución a una suerte de caja registradora. En la misma, el vendedor deberá introducir el valor de aquella materia que está decidido a pesar. Así es como, de manera automática, el operador va a realizar rápidamente el cálculo del importe, que además podrá ser visto en una pantalla, dejando a un lado cualquier duda o sospecha del cliente de que el vendedor ha encarecido el verdadero valor de su compra. Una vez que dicha compra ha sido finalizada, entonces el medidor arroja un ticket con el detalle de todos los productos que fueron previamente pesados. 

balanza-laboratorio.jpg

Balanza de Laboratorio 

Otro tipo de balanza es la que se emplea cuando lo que se quieren medir son pequeñas cantidades de una determinada sustancia o material, como el caso de las medidoras de laboratorio. El rasgo que las define es el de la precisión, junto con el de la alta resolución. En cuanto a la constitución de este modelo, posee unos platillos fabricados en acero inoxidable y una función de tara que podrá ser activada siempre que así se lo necesite. Por otra parte, cualquiera sea el subtipo de este modelo de medidora, todas ellas tienen consigo un certificado de calibración, que puede ser sometido a verificación cuando se lo requiera. En cuanto a todas las posibilidades que se ofrece, podemos destacar que tienen la capacidad de efectuar diversas recetas, tienen el sistema de cuenta piezas y de porcentaje. Con esta clase de operador, el momento del pesaje no va a ser dificultoso, más bien todo lo contrario. Además de esto, que resulta esencial para todo pesaje, sus pesos de calibración y sus componentes de red (que asimismo funcionan a 240 V) no les impide ofrecer otra opción: la de la alimentación por medio de baterías. Estos operadores destinados a los laboratorios tienen un rango que opera en miligramos y cuentan con un dispositivo de calibración que opera de manera automática y que se encuentra en la parte interna del equipo de medición. Por esta razón, el ajuste del medidor va a realizarse a partir de un peso de calibrado, también interno. Esto implica, por supuesto, que no sea necesario emplear un peso de calibración que opere externamente.

Otro tipo de balanza que es sumamente utilizada es la de cocina. Se las coloca en los hogares y resultan muy prácticas cuando se busca pesar alimentos, paso previo al de la etapa de cocinarlos según lo dispongan las recetas de cocina. Entre las ventajas más destacables del modelo anteriormente mencionado, podemos destacar que su manejo es sumamente sencillo, lo mismo que la función de tara con la que operan, la cual facilita en gran medida la realización de las recetas que se tienen a mano a la hora de cocinar. Este tipo de medidora puede ser alimentada de dos maneras. Una de las opciones es mediante la introducción de baterías. La otra opción consiste en alimentarla por medio de la red.

Asimismo, su rango de pesado puede llegar hasta los 150 kilogramos. Algo que es muy importante es su capacidad de lectura, que llega a la precisión de entre 0,01 y 50 gramos. Otros tipos de medidoras muy usadas: las industriales, las de joyerías, las de muelle, las de mesa, las de colegio, las de animales y las más pequeñas, llamadas de bolsillo.

 

balanzas-tipos-modelos.jpg

Balanza digitales

 A partir de medidas preestablecidas y en base a peso conocido, la balanza o bascula es un instrumento de medición que, tanto en laboratorios, fábricas, producción de tecnología, hogar, almacenes y supermercados, se utiliza para pesar, con la mayor precisión posible, objetos y sustancias.

La característica fundamental es, entonces, la precisión, la versatilidad y la sensibilidad, entendiéndose por la primera la exactitud con que el aparato puede registrar el peso del objeto pesado, y por lo segundo la capacidad de repetir el mismo resultado siempre que se esté pesando el mismo elemento a través del tiempo. La precisión se mide fundamentalmente en base a la capacidad de la balanza por medir con justicia la desviación resultante de una sobrecarga. Con respecto a la sensibilidad, es precisamente la capacidad del artefacto de poder precisar mayores divisiones de una medida dada, es decir, más cantidad de decimales, al punto de que la caída de un cabello sobre el plato de pesaje sea un problema.

Balanza clásica, de platillos (también conocida como "balanza de cruz")

balanza-cruz-ordinaria.jpg

Es la balanza clásica, la misma del signo de libra, la de la justicia, formada por dos platillos colgantes, que penden de un brazo (astil) sostenido en su punto medio exacto por un eje. El sistema es rústico hoy día dado que requiere también de un juego de pesas con medidas conocidas (kilo, medio kilo, un cuarto, tres cuartos, cien gramos, etc.), pesas que se utilizarán como contrapeso del objeto a pesar, tendiendo al equilibrio entre los platos a fin de averiguar el peso correcto.          

balanza-romana.jpg

Balanza romana

A diferencia de la balanza de cruz, esta posee una desigualdad en los brazos, logrando el equilibrio, como enseña esta foto de una antigua balanza romana autentica, mediante un sistema de contrapesos.          

balanza-roberval.jpg

Balanza de Roberval

Como muestra la foto, el astil se apoya, en la balanza de Roberval, sobre un pequeño puntillo de descanso. Posee dos platillos en cada punta del brazo, y su funcionamiento en verdad es idéntico al de la balanza tradicional del comienzo de este artículo.

balanza-de-resorte.jpg

Balanza de resorte

Como el nombre indica, posee un pequeño resorte calibrado de modo que, al colocarse un elemento sobre el plato de pesaje, el resorte al estirarse provoca una fuerza de presión en el elemento directamente proporcional a dicho estiramiento. Existen también las balanzas modernas, de precisión, electrónicas y de una sensibilidad extrema. Cada uno de estos tipos de balanza está debidamente documentado en nuestro sitio, y ha merecido un artículo propio. Consulte nuestro menú de navegación para escoger la báscula de la cual desea información precisa.

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar